Nov 12

Cuando la naturaleza cita al romanticismo

[us_single_image image=”4232″ size=”full” animate=”afc” animate_delay=””]

El túnel del amor Ucrania. Un lugar muy frecuentado por parejas que llegan hasta él para pedir un deseo y asegurarse de que se haga realidad. Es un túnel privado por donde pasa un tren tres veces al día, llevando trabajadores a una fábrica procesadora de madera. La vía tiene apenas tres kilómetros, pero esa distancia para quienes se aman es suficiente. El túnel está mucho más tupido en primavera, temporada en que recibe a muchos más visitantes.

Paseo de bambú Kyoto. Un tren llega hasta la estación de Arashiyama, de Kyoto, que guarda uno de los lugares más bonitos que ofrece la naturaleza al mundo: el paseo de bambú, un camino rodeado de altos y verdes bambúes que es aprovechado por gente del lugar y también por los extranjeros que buscan respirar aire fresco y salir del ruido de la metrópoli. En algunas crónicas sobre este famoso paseo se cuenta que las aprendices a geishas caminan largas horas por este sobrecogedor paisaje.

[us_single_image image=”4236″ size=”full” animate=”afc” animate_delay=””]
[us_single_image image=”4237″ size=”full” animate=”afc” animate_delay=””]

Túnel de cerezos Alemania. La naturaleza abriga lo urbano. Una calle deslumbra por pocos días en abril, en la ciudad de Bonn, Alemania. Todos los años la gente permanece bajo un túnel de árboles de cerezo que se forma por la frondosidad de sus ramas en la calle Heerstraße. Luego, las flores caen, la belleza queda en la calle y poco a poco se limpia con el tiempo, con el paso de los automóviles que la atraviesan y con las huellas de los transeúntes que, nostálgicos, regresan año a año.

Setos oscuros Irlanda del Norte. Un paisaje de ficción atraviesan quienes llegan a este túnel, ubicado en un tramo de la carretera de Bregagh Road, cerca de la localidad de Armoy, en Irlanda del Norte. El árbol de haya es el protagonista de esta gótica postal. Dos hileras de estos árboles se entrecruzan frente con frente, formando un túnel sobrecogedor que deslumbra con el ingreso de la luz a la tierra y las sombras que se forman en su entorno. Un paisaje único que convirtió al lugar en un destino turístico muy concurrido.

[us_single_image image=”4238″ size=”full” animate=”afc” animate_delay=””]
[us_single_image image=”4239″ size=”full” animate=”afc” animate_delay=””]

Túnel de Sakura Japón. Otra vez el cerezo impregna su belleza en una ciudad de Japón. En Sakura se contemplan los cerezos que apenas duran dos o tres días en floración, un espectáculo que recibe a miles de visitantes todos los años.  Bajo el túnel de cerezos de Sakura se reúnen las personas para disfrutar de comida, bebida, baile en buena compañía. La flor de los cerezos está presente en la poesía, en la prosa y en la música nipona, pero sobre todo en su arte popular, donde las delicadas flores rosadas aparecen en bordados tradicionales.