Feb 20

¿Cómo embarcarse en el mundo de las franquicias?

Desde la década de los noventa, la franquicia se ha convertido en una de las formas de hacer negocios con mayor crecimiento a nivel mundial; según cifras de la revista Forbes, más del 73 % de las nuevas empresas exitosas entre el año 2005 y 2010 corresponden a franquicias con marcas nuevas o ya existentes, que han permitido pasar de lo local a lo global, satisfaciendo las necesidades del mercado actual. Hoy en día las franquicias no se limitan únicamente a los negocios de comida rápida, lavanderías, o a contratistas encargados de la jardinería, sino que hay franquicias para el asesoramiento de gerentes, deportistas, políticos, para ventas por Internet, etc.
Mientras existan necesidades que satisfacer, se ofertarán productos y servicios innovadores que serán líderes en el mercado, teléfonos celulares, relojes digitales, artículos con conexión inalámbrica, entre otros; y, gracias a las franquicias, su propiedad intelectual queda blindada debido a las bondades que ofrece este interesante sistema de negocio.
Hoy más que nunca, los Start Up o emprendedores saben que comprar una franquicia ya no está reservado solamente para los grandes inversionistas, en América hay más de un millón de franquicias disponibles, pero antes de embarcarse en este negocio se debe tomar en cuenta la conveniencia en adquirirlo en esa condición, debido a los altos costos en los que se debe incurrir para representar una marca. Además, se debe elegir el tipo de negocio que más se ajuste a sus cualidades, talentos o intereses. Por otro lado, hay que establecer criterios para elegir entre las opciones disponibles, un aspecto fundamental, pues posiblemente una determinada franquicia no funcione en un mercado culturalmente diferente, por lo que se debe realizar una adecuada investigación de mercados y evitar un futuro fracaso. La principal ventaja de poseer una franquicia es el sentimiento de libertad que conlleva el trabajo autónomo, basado en la inversión del propietario en un sistema probado, que cuenta con la capacitación, el apoyo y el aliento de otros franquiciatarios y del franquiciante.
También es importante conocer que poseer una franquicia proporciona un entorno semimonopólico para llevar a cabo la actividad económica en una zona determinada. Por lo general, existe también una clientela informada; y, a la hora de tomar la decisión de entrar en este tipo de negocio, se debe conocer que al participar en una franquicia el franquiciatario forma parte de una marca inmediatamente reconocible y que cuenta con las expectativas, en cuanto al producto o al servicio que la marca conlleva, así como la reputación obtenida a lo largo del tiempo. La franquicia ofrece, además, al franquiciatario la capacidad de sacar provecho de los conocimientos prácticos y los sistemas de probada eficacia; por lo tanto, la calidad del producto o servicio proporcionado está garantizado de muchas formas.
Por último, la franquicia va mas allá de ser un sistema de distribución o venta, es un sistema de expansión que ha revolucionado las técnicas tradicionales de hacer negocios al dar una mirada global del mercado, incluyendo la marca y el saber cómo hacer las cosas. Quienes se embarquen en este mundo operativo sabrán que la franquicia aportará numerosos beneficios, tanto a los franquiciadores como a los franquiciados, pero igualmente implica una serie de contraprestaciones económicas, así como una serie de obligaciones para ambas partes. Por ello, conocer bien sus características, claves y funcionamiento es esencial a la hora de decidir formar parte de esta fórmula empresarial.

nm73-estrategia-2-1431725876-13d650d9b6736f2d8354051247b31ca0

por : Abraham Mora, ECAE BUSINESS SCHOOL