Feb 20

El mercado de aerolíneas en Ecuador, ¿cómo funciona?

nm7219_b_1428423836Muchas veces los pasajeros nos preguntamos cómo funcionan las aerolíneas, cuáles son sus prioridades, de qué manera debemos entender el mercado aeroportuario para aprovecharlo de mejor manera. Y es que el mundo de aerolíneas del país es muy grande y en cada decisión que se toma existen muchas respuestas necesarias de entender.

El aeropuerto de Quito, por ejemplo, conecta la ciudad con 19 destinos internacionales y 13 destinos nacionales.Para Carlos Criado, director de Desarrollo de Negocios de Corporación Quiport, este es un número bastante grande, proporcional a la cantidad de usuarios de la terminal aérea. No obstante, diariamente la administración del aeropuerto trabaja para conseguir que se abran vuelos directos a ciertos destinos que son más visitados por los pasajeros, ya sea por motivos de negocio o por turismo.

Según Criado, aumentar la conectividad del aeropuerto con el resto del mundo es un compromiso permanente de la Corporación con los viajeros, pues no es lo mismo tomar un vuelo directo que hacer un vuelo con dos o tres escalas. Para él, esto es algo que el viajero debe valorar, pues cada vez que se abre una ruta directa a algún país, además, se abre un estimulo de mercado entre un 25 a 70 %, un incremento que puede resultar importantísimo para la aerolínea, pero también para los países que reciben a los viajeros. “Con vuelo directo se puede duplicar la gente que viaja a un destino determinado, aquello no significa necesariamente que el valor del vuelo sea más barato, podría darse, pero eso responde a otro tipo de condiciones. Abrir una nueva ruta directa tiene que ver con la comodidad del viajero y también con el valor del tiempo”.

Para lograr esto, las terminales en el mundo deben demostrar a cada aerolínea que en el destino elegido tienen público asegurado para la venta de pasajes, pero además que existe una estabilidad de ese mercado, pues según Criado “no hay aerolínea en el mundo que vuele para perder dinero”.

Al Ecuador llegan aerolíneas muy estables e importantes como Avianca, American Airlines, Lan, Iberia, o KLM, que son consideradas como aerolíneas clásicas en el transporte aéreo. Pero ahora en el país también se ha pensando en otro mercado que abre nuevas oportunidades al turismo de la región. Esto tiene que ver con la apertura del espacio a aerolíneas de bajo costo o de bajas tarifas, las mismas que reducen al mínimo los costos de operación y como resultado final ofertan precios más baratos para la ciudadanía.

Según Carlos Criado esta permite que gente que no podía viajar viaje, y gente que viajaba una vez al año ahora lo haga dos o tres veces más. Estas aerolíneas presentan un modelo de gestión diferente, son empresas que reducen al máximo los costos para entregar un servicio básico pero con un precio accesible. “Si abaratas costos puedes bajar los precios de las tarifas. Si aumentas puestos para pasajeros y reduces el espacio para cada uno incrementas el número de viajeros y los costos bajan. En este tipo de transporte aéreo, por ejemplo, se paga por la comida, pero todo está en manos del pasajero, es su elección de acuerdo a sus preferencias, necesidades y economía”.

Las aerolíneas de bajo costo sirven por ejemplo para trasladar a familias grandes que no pueden cubrir los costos de sus traslados a otros países, así como también a las personas que tienen la necesidad de viajar más veces a ciertos destinos que tienen un mercado maduro, es decir, que tiene un número determinado de visitantes que perduran en el tiempo.

nm7220_1428423836

Diferencia en los precios de pasajes, ¿por qué?
Cuando buscamos reservar un pasaje para viajar, siempre pensamos qué momento es el mejor para hacerlo. La búsqueda de ofertas es lo primero que se pregunta en cada una de las aerolíneas que ofrecen pasajes para llegar a nuestro destino elegido.

Pero, ¿a qué responde la variación de precios entre un destino y otro, o por qué en un país el vuelo es más barato de lo que se ofrece en otro? Esto en el mercado se llama Reveling management, concepto que las aerolíneas manejan permanentemente, pues trabajan con un sistema que analiza la oferta y demanda para cada vuelo. Según información del director de Desarrollo de Negocios de Quiport, los vuelos empiezan a comercializarse con cinco o seis meses de anticipación, pero al faltar una semana, si no se han completado las plazas, los precios suben; de esa manera, las aerolíneas aseguran cubrir los costos en función de la ocupación del avión.

“Cuanto más pronto compres un boleto, más barato va a ser. A más lleno el avión más caro será el boleto, a más demanda más precio”. Así funciona, son leyes del mercado que se las aplica en todas partes, incluso en las aerolíneas de bajo costo. Por ello, cambiar un boleto de un día para otro lleva consigo una multa alta. “A veces, sobre todo en vuelos domésticos, es mejor comprar un nuevo boleto para no pagar la penalización, sobre todo si se va a viajar en el futuro al mismo destino”, aconseja Criado.

Aerolíneas domésticas que operan en Ecuador
En el mercado nacional hay tres aerolíneas que cubren las rutas en los cielos ecuatorianos, ellas son la ecuatoriana Tame y las regionales Avianca (Aerogal) y Lan, que se encargan de cubrir 13 destinos domésticos.

En la actualidad, según análisis de Carlos Criado, el mercado nacional ha perdido tráfico con respecto al año anterior, y para esto existen varias explicaciones: primero, sostiene Criado, las aerolíneas no han abierto más asientos y así el mercado no puede crecer, para ello las aerolíneas tienen que hacer una inversión y no lo han hecho. Esto no porque no lo quieran, ni por que no prefieran dar un mejor servicio, sino porque hay una depresión del mercado doméstico. “El transporte aéreo es cíclico y el mercado turístico va de la mano de la situación económica de los países. El PIB está directamente relacionado con el transporte aeroportuario. Hoy hay un recorte importante en el presupuesto de las instituciones públicas, por ejemplo, y esto afecta al mercado doméstico directamente”.

Para Carlos Criado, esta situación hace también que la gente deje de viajar, que empiece a limitarse económicamente, y a no gastar en viajes de corto recorrido o de fin de semana que probablemente se hacían, una situación que también ha provocado que no crezca el mercado este año. Para llenar ese hueco, las aerolíneas podrían subir los precios de las tarifas hasta donde les es permitido, sin embargo, no lo han hecho, pero si sigue la tendencia, “otra opción sería reducir un vuelo y poner ese avión en una ruta rentable”.

© Nuestro Mundo Air Magazine

© Nuestro Mundo Air Magazine

El papel del aeropuerto para la ciudad
El aeropuerto de una ciudad es la primera imagen que un visitante recibe de un país. Como dice Carlos Criado, es la puerta de entrada ante la cual los recién llegados hacen una primera fotografía que quedará grabada en su mente. De hecho, según varios estudios, las instalaciones de un aeropuerto dan una buena o mala imagen al país visitado, el mismo que se ve afectado positiva o negativamente por la impresión que se tuvo del aeropuerto.

Según Criado, el aeropuerto de cualquier ciudad es un medio, pero no es el fin, y no determina el interés de un turista para llegar a un destino determinado, sino que es parte de una gran cadena de servicios. Para él, hace falta también que la ciudad ofrezca cosas a la gente que la visita, que tenga buen transporte, buenas carreteras, taxis de buena calidad, que haya hoteles de todos los precios y todas las calidades, que haya atracciones turísticas y, sobre todo, seguridad.

Otro papel importante que un aeropuerto debe jugar en un país o ciudad es precisamente trabajar en la conectividad, en las posibilidades que un aeropuerto entrega a la ciudadanía para viajar al resto del mundo de acuerdo a los índices de necesidades de sus viajeros.

Sin embargo, para Carlos Criado la función más importante de un aeropuerto es brindar total seguridad a los aviones y pasajeros que llegan al él, y para ello, se deben hacer altas inversiones en pistas, iluminación, personal, comunicación, servicios para el confort del viajero, e infraestructura en general.