Feb 22

El mundo alternativo de los hipsters

© thinkstock

© thinkstock

Vintage, independiente y alternativo: estos son los calificativos que mejor describen a los hipsters, término unisex para identificar a los representantes de unas de las culturas urbanas más influyentes y populares de la sociedad moderna. ¿Cuál es su historia y qué los distingue de las demás subculturas?

Las raíces de este movimiento se remontan a la década de los cuarenta, época de los “hipsters originales, grupo de jóvenes blancos amantes del jazz, pioneros en extravagancia y actitud relajada”, señala Andrei Lugovoi, historiador de la música del siglo XX. Asociado comúnmente con los movimientos alternativos de la posguerra, la cultura hipster feneció en los años sesenta y resurgió con gran fuerza en el nuevo milenio hasta alcanzar una fuerte notoriedad en las principales metrópolis mundiales.

Nueva York, ícono mundial de la corriente hipster, y Berlín, la meca hipster en Europa, albergan a las mayores concentraciones de estos individuos. Mientras, en Portland, Estocolmo, San Francisco, Ámsterdam, Barcelona, Melbourne, Estambul, Buenos Aires, París, Copenhague, Roma y Tokio, se han establecido los barrios hipster más grandes del mundo, de acuerdo con el portal www.skyscanner.es.

Actualmente, el término hipster se refiere a los jóvenes citadinos, en su mayoría entre los 20 y 30 años, pertenecientes a la clase media y media alta que manifiestan gustos o intereses alejados a los predominantes en lo que se refiere a moda y cultura. “Están claramente en contra de las convenciones sociales y rechazan los valores del mainstream, a favor de las culturas populares locales”, señala www.definicionabc.com/social/hipster.

Su look va acorde con su ideología. Su atuendo no sigue patrones específicos, “pero se distingue por llevar un estilo personal, bohemio, old-school, alejado de la moda del momento y en muchos casos atemporal”, precisa la descripción de culturahipster.com.

El toque vintage mezclado con prendas modernas es una constante en el vestuario hipster: camisas de leñador abrochadas hasta el cuello, pantalones entubados o faldas holgadas, zapatos Converse, botas planas, y jerseys o abrigos de corte oversized. No pueden faltar los accesorios como gorras, sombreros de ala, gafas clásicas o lentes de sol al estilo wayfarer, sacados de ventas de saldos o ropa usada. Bigote o barba para él y pelo largo bien cuidado, pero con un acabado alborotado para ella son otro distintivo de su perfil.

Personas relajadas, indolentes e inconformes con la sociedad, los hipsters son individuos con fundamentos muy firmes, pero no llegan al radicalismo y tampoco se toman nada demasiado en serio, asegura el blog Todas-las-tribus-urbanas.blogspot.com con respecto al comportamiento de este grupo. “Es común verlos involucrados en la creación de eventos culturales alternativos y son muy activos en las redes sociales”, añade.

© thinkstock

© thinkstock

Perfil hipster
Los hipsters se inclinan por los estilos de vida alternativos. Y pese a que este movimiento se originó entre las clases económicamente privilegiadas, su aspiración es llevar un estilo de vida bohemio que les deje tiempo libre para dedicarlo a la lectura, la música, las galerías, el skateboarding u otros deportes urbanos, y los encuentros en cafés para disfrutar buenas tertulias, actividades que los apasionan. “Desde su punto de vista, el trabajo es un mal necesario, generalmente reservado a las masas urbanas, de las cuales, por definición, un buen hipster no forma parte”,  destaca Culturahipster.com. Sin embargo, suelen destacarse en todos los oficios relacionados con diseño gráfico, publicidad, fotografía y todo lo que tenga que ver con tecnología.

De pensamiento independiente, un hipster auténtico se aparta de las modas del momento. Asimismo, rechaza el consumismo desmedido, poniéndose de lado del comercio local y el respeto por el medio ambiente. De hecho, prefieren la comida orgánica y la cerveza elaborada artesanalmente.

Por otro lado, frecuentan cafés culturales, bares pequeños o restaurantes acogedores, y cualquiera que sea su destino, su medio de transporte será casi siempre una bicicleta.

Por su perfil cultural, se identifican principalmente con el indie rock, conocido también como el postrock, el jazz y la música de cualquier banda emergente. Mientras menos famosa sea la banda, mayor acogida tendrá, es la regla entre los ‘hispterianos’. Escuchar la radio pública u otras elecciones de consumo no habituales también encaja entre sus gustos musicales. Pero, pese a su gran afición por la música, el baile no es su fuerte, así como tampoco son fans de los conciertos masivos.

“La primera y más notoria expresión artística hipster es el cine independiente”, anota Hipsterss.blogspot.com. Y en cuanto a las artes gráficas, los cómics alternativos y la corriente retro son los predilectos. La mayoría de hipsters no solo aprecian las manifestaciones artísticas, sino que tienen gran vocación, pero, a diferencia de los artistas convencionales, se alejan de los patrones académicos e imprimen creatividad como sello personal.

Este conjunto de características hace de los hipsters “un grupo poco homogéneo y con grandes diferencias entre ellos, no teniendo tanta cohesión como otras culturas urbanas como los hippies, los punks y los grunge. Esto se debe a la búsqueda personal de un pensamiento propio, y a su intento de alejarse de lo prefijado”, explica Infodelastibusurbanas.blogspot.com.

© Shutterstock

© Shutterstock

Los muppies
En medio de los yuppies y los hipsters, emergen los muppies, una nueva subcultura que podría convertirse en la próxima gran tribu urbana. Se trata de un grupo de jóvenes entre los 25 y 35 años, amantes del deporte, la comida sana, las apps, los hashtags y la satisfacción laboral, cuyo objetivo es presentar y explicar su estilo de vida en las redes sociales.

Michelle Miller, la escritora que acuñó el concepto, los define como una “nueva generación que se pasa una hora al día buceando en internet, otra media hora comprando on-line y tres cuartos de hora pensando qué va a comer el día siguiente”, anota una publicación del Periódico. com.es

De formación académica superior, políglotas y nativos digitales, utilizan la tecnología para comunicarse, hacer vida social, opinar, informarse, y hasta subirse la autoestima gracias a sus seguidores en Instagram.

La imagen es parte fundamental del perfil de este grupo. Si bien su estilo es muy casual, se distinguen por mantener un aspecto impecable a toda hora.

por Valeria Barragán G.