Feb 20

Empresas innovadoras: el secreto del éxito

A inicios del siglo XXI, la palabra innovación ha sido la más gestionada por parte de las empresas que apuntan a permanecer en un futuro más globalizado y aun más competitivo, debido a que ahora, más que nunca, se aprecia una influencia creciente de las nuevas Tecnologías de Información y Comunicación (TIC) en los procesos económicos, empresariales y organizacionales, lo cual conduce a que el lazo entre tecnología y negocio se configure como una de las grandes fuentes de generación de innovación y valor en las organizaciones.
La innovación, que es todo cambio basado en conocimiento que genera valor para la empresa, puede presentar diferentes formas: creación o adopción de nuevas tecnologías y conocimientos para mejorar los productos y procesos existentes; novedosos sistemas comerciales o bien, la creación de nuevos bienes y servicios con un componente de mejora de la calidad de vida de las personas.
Además de las grandes corporaciones que invierten muchos recursos en Investigación y Desarrollo (I+D), las Pymes (Pequeñas y Medianas Empresas), hoy en día, contribuyen significativamente a la generación de una mayor capacidad innovadora dentro de las economías locales y regionales, debido a que reconocen fácilmente las oportunidades del mercado, al ser más flexibles al cambio y tener ideas más frescas y menos burocráticas. Por ejemplo, las Pymes que invierten en innovación:  el monto adjudicado facilita la comunicación interna, permitiendo su adaptabilidad a cambios externos y al cuidado de los recursos para la inversión, además de la flexibilidad y la facilidad de adaptación a los cambios tecnológicos y la capacidad de conocer las necesidades de sus clientes.
Con base en lo anterior, la clave del éxito corresponde a realizar un proceso sistemático que consta de cinco factores: 1) sustracción, se debe eliminar uno o más componentes esenciales del producto para lograr uno más innovador. Un claro ejemplo de este factor es  eliminar las teclas físicas de los teléfonos celulares para luego adicionar teclas tipo touch; 2) multiplicación, a diferencia del punto anterior, este indica adicionar componentes de uso a ciertos productos, en el mismo ejemplo de los teléfonos celulares, el componente multiplicador permite agregar cámaras fotográficas o radio AM-FM; 3) unificación de tareas, es muy común que este factor sea más utilizado por las Pymes, debido a que ellas racionalizan mayormente los recursos al idear un nuevo producto, es así como nacieron los sobres con jabón para el cabello 2 en 1: champú + acondicionador que se ven comúnmente en los hoteles; 4) modificación de la dependencia de atributos se refiere a las relaciones de dependencia que existen entre los atributos de un producto y las características de su ambiente inmediato. Es clásico ver que un par de lentes con marco color rojo sean para mujer o que un vehículo color eléctrico sea para gente joven, esto puede cambiar debido a que existen nuevos usuarios provenientes de otros segmentos; 5) identificación de beneficios, este último factor va ligado a la tecnología que se puede insertar a los productos o servicios para que esta genere más comodidad para los usuarios.
Finalmente, el secreto no es la tecnología o los factores de éxito, sino la habilidad para integrarlos en la empresa y convertirlos en instrumentos de innovación, pues una de las mejores maneras de alcanzar réditos es contar con un desarrollo sostenido de productos nuevos y de usos adelante de la competencia, ya que se ha demostrado a lo largo del tiempo que casi todas las compañías que han alcanzado un alto nivel de la excelencia lo han hecho gracias a la innovación como gran ventaja.

por Abraham Mora, ECAE BUSINESS SCHOOL