Feb 13

TENTACIÓN JAGUAR

De líneas impecables y creado con la minuciosidad propia de los ingleses, esta marca es una de las más
insignes del mundo automotriz.

Su nombre nos remite a un vehículo extremadamente veloz, preciso y confiable. Su elegancia clásica, pero dinámica es lo que le ha permitido revelarse como un automóvil accesible para los fanáticos del mundo motor de cualquier edad.

Su historia se remonta al año 1922 cuando fue fundada como Swallow Sidecar Company por dos visionarios amantes de las motocicletas, William Lyons y William Walmsley. Sin embargo, fue Lyons quien siempre se mantuvo frente a la marca y quien formó la empresa S.S Cars Limited. En esos años se especializaron en la fabricación de los sidecares para las motos que fueron un éxito rotundo.

Fue así que la primera gran aparición de este “felino motorizado” fue recién en 1935 con un revolucionario modelo deportivo de 2ó litros; el S.S Jaguar 100. Pero diez años más tarde, el infortunado nombre de la empresa “S.S” –en plena época de ocupación nazi- fue cambiado a Jaguar Cars Limited para evitar cualquier incómoda o problemática asociación de la época.

A pesar del éxito de este automóvil, emblema de Inglaterra durante muchísimos años, su gran apogeo fue en realidad en la década del sesenta cuando dos icónicos modelos vieron la luz de la carretera: el Mk2 y el E-Type; este último con líneas aerodinámicas que daban un aire futurista con mucho estilo. Asientos de cuero, volante de madera, interruptores tipo balancín, entre otros, fueron los elementos que lo consagraron como el ícono del lujo deportivo. Uno de estos modelos reposa en el Museo de Arte Moderno de Nueva York como parte de su exposición permanente. Desde 1989 hasta el 2007, el gigante Ford adquirió a Jaguar y luego sería el conglomerado hindú Tata su gran representante. Pero eso no sería impedimento para seguir mostrando al mundo la esencia cautivadora que lo ha mantenido en un estatus privilegiado.