Feb 20

Turismo y el marketing: cómo potencializar los atractivos turísticos

Hoy en día, en muchos países, el turismo como sector económico sustenta las economías locales y regionales satisfaciendo a un sinnúmero de visitantes que desean vivir experiencias inolvidables; por tal razón, vivimos en la NET, Nueva Era del Turismo, en donde el mercado de los viajes motivados por naturaleza y cultura está en aumento; y, en donde crecen nuevos segmentos como los congresos, los cruceros, la aventura extrema en selva o montaña, los viajes hacia destinos más lejanos dentro y fuera de un país. Ante esto, y desde el punto de vista de la oferta, existe la necesidad de diseñar productos a partir de los recursos con mayor colaboración entre el sector privado y el sector público, con una adecuada estrategia de mercadeo que conlleve a potencializarlo.

Para poder plantear una eficiente estrategia de mercadeo, con el fin de vender los atractivos y servicios turísticos, se debe partir de la base de conocer bien el perfil del nuevo viajero, pues este ahora se muestra mejor informado, con más experiencia previa, tiene nuevas prioridades y desea experiencias renovadas, cuenta con más conciencia ecológica, exige atención personalizada, desea una mejor calidad de servicios, pide más posibilidades de elección, más flexibilidad en los itinerarios y, sobre todo, más autenticidad. Frente a esto, el mercadeo turístico cumple un papel fundamental en el desarrollo de estrategias para cubrir las exigencias de los nuevos turistas que presentan cambios en su estructura demográfica como el aumento de viajeros de la tercera edad, jóvenes exploradores, un creciente número de mujeres viajeras solas, parejas y familias con menor número de hijos, más tiempo para viajar, pero más fragmentación de los viajes, aumento de las rentas y menores restricciones políticas y sociales para los viajes, mayor sensibilidad con la seguridad de los viajes y temor a las enfermedades tropicales, en caso de escoger ese tipo de destinos.

La venta de la capacidad de los establecimientos y atractivos turísticos va ligada a dos estrategias: 1) al apalancamiento con las políticas y estrategias de los gobiernos y gremios turísticos, sean locales, nacionales o internacionales; y, 2) a la generación de esquemas de diferenciación para el atractivo del segmento del viajero. A esto se le debe sumar la utilización de las Tic´s (Tecnologías de Información y Comunicación), estar en la web, en redes sociales, en páginas web especializadas en vuelos, viajes y hoteles que ofrecen mejores tarifas; hacer campañas de email marketing ofreciendo nuevos atractivos que permitan tener un mayor Top of Mind (posicionamiento) y tener más hits o visitas virtuales de dichos establecimientos.

Otras estrategias interesantes son: por un lado, el empaquetamiento de servicios, que significa contar con una cadena de servicios turísticos desde que el turista sale de su casa hasta su regreso, es decir, contar con servicios adicionales los cuales se los logra gracias a alianzas estratégicas, como renta de automóviles, excursiones en zonas aledañas, city tours, traslados al y desde el aeropuerto, salidas desde el hotel o restaurante a museos, monumentos y sitios de interés, etc.; y, por otro, ofrecer la conocida receta tradicional, la cual consiste en que el hotel o restaurante tenga una forma única de hacer las cosas que cautive al turista; por ejemplo, una forma única de tender las camas, de preparar un plato, de exponer las toallas, de recibir al viajero, entre otras.

Si bien los atractivos turísticos parten de un establecimiento de calidad y de la buena atención, se debe presentar un entorno apropiado para recibir al viajero nacional e internacional; la alegría de la gente, la seguridad en el ambiente y el sentido de pertenencia hacia un sector ampliamente fascinante hacen que un viajero se convierta en un turista con un feliz retorno.

por Abraham Mora, ECAE BUSINESS SCHOOL